Psicología infantil

Actividades y juegos para niños en verano

El juego es un mecanismo de comunicación para los niños, es fundamental para su desarrollo tanto físico como intelectual.
No obstante, parece que últimamente se subestima el juego y la diversión.
Las razones más destacables son las siguientes:

1) Competitividad social: la sociedad en la que vivimos es cada vez más exigente. Por ello, nos encontramos con niños muy ocupados en innumerables actividades extraescolares para hacer de él una persona muy capaz, con grandes conocimientos y habilidades técnicas. Pero, el niño se olvida de ser niño… acaba utilizando el lenguaje de sus padres y se olvida de jugar. El niño se olvida de hacer lo que fundamentalmente hace un niño, lo que le mantiene feliz, alegre y con lo que mejor aprende: jugar.
2) Nuevas tecnologías: no voy a decir que jugar a la Play o a la Wii un rato con sus hermanos no sea bueno para el niño, pero bien es cierto que me encuentro muy a menudo con la siguiente situación en las terapias:
- Yo (psicóloga): Bueno, y ¿qué has hecho este fin de semana?
- Niño/a (paciente): Jugar a la Play.
- Yo (psicóloga): Anda! Qué bien! Y, ¿Con quien has jugado? ¿Has hecho algo más? ¿Has salido de casa en algún momento? Con el tiempazo que ha hecho…
- Niño/a (paciente): no, sólo jugar a la Play.
Esta situación sí que me deja preocupada, porque es algo extremo, se trata de una actividad que aísla al niño y no le permite desarrollar sus destrezas.

¿A qué me refiero con desarrollar sus destrezas? El juego es fundamental para el desarrollo cognitivo, concretamente, los beneficios más destacables son:

1) Desarrollo de Habilidades Sociales e Inteligencia Emocional: Hace poco realicé una investigación sobre las razones que pueden influir en el acoso escolar, y resulta que tanto los agresores como las víctimas tienen problemas a la hora de expresar sus emociones y a la hora de hacer amigos o pasar tiempo con sus iguales. Además, la falta de habilidades sociales también está directamente relacionada con otros problemas psicológicos como la falta de autoestima, depresión, ansiedad, etc. Por ello, debemos darle importancia a cosas tan básicas como el jugar, ya que se trata de una acción en la que un niño aprende a compartir con los demás, a gestionar su frustración, a celebrar sus éxitos, a defenderse y a relacionarse en general de la forma más sencilla y sana.
2) Desarrollo de la memoria, la atención, la motricidad, la lógica, la solución de problemas y en general, las habilidades cognitivas en sí mismas: Los niños tienen incorporadas de forma automática las ganas de jugar, y esto es porque con el juego se potencia el desarrollo cerebral y el aprendizaje. A medida que se van cumpliendo años, el juego deja de ser una necesidad porque ya hemos llegado a la cumbre de nuestro desarrollo y las prioridades cambian, nos volvemos un poco más serios y lo que más se busca es adquirir conocimientos, para lo que se necesita tranquilidad y estudio entre otras disciplinas. Pero para llegar a esto, es necesario haber jugado antes.

Llega el verano y los niños tienen mucho tiempo libre… ¿Qué pueden hacer para no estar todo el día en casa?

A continuación tienes un listado de actividades y juegos para niños en verano:

1) Actividades de agua: con una simple pelota, existen innumerables juegos con los que compartir y pasárselo bien. Incluso puede resultar divertido inventarse nuevos juegos, o simplemente nadar, tirarse al agua o hacer carreras. Otros ejemplos de juegos sin pelota son: Marco Polo o carrera de relevos.

2) Actividades con pintura: ¡es hora de utilizar la ropa vieja que lleva años guardada para ocasiones como esta! Ponte ropa que no te importe que se manche, y pinta con las manos al aire libre en un cartón o cartulina en buena compañía.

3) Globos de agua: haz que tu hijo se refresque y active tu psicomotricidad mientras pasa un rato divertidísimo con sus amigos. No te gastarás ni 2 euros en esta actividad.

4) Montar en bici: El verano es un buen momento para hacer excursiones en bici. Respirar aire fresco, disfrutar del paisaje, hacer deporte y pasar tiempo en familia… suena bien.

5) Ir al parque de atracciones, parque de agua o el zoo: se utiliza la excusa de llevar a los niños, pero al final hasta los mayores se lo pasan fenomenal haciendo estos planes que son un poco más diferentes.

6) Actividades culturales: puedes aprovechar para ir al teatro o al cine con tus hijos a ver alguna obra o película con una temática infantil.

7) Campamentos: los campamentos de verano también son una buena opción, para que vayan saliendo del nido y aprendan a ser más independientes. Además conocerán a gente nueva, nuevos idiomas, nuevas actividades, etc. Al principio seguramente se muestren reacios, pero después volverán a casa encantados.

8) Curso de aprendizaje: en Psicopocket este verano nos estrenamos, se van a impartir cursos de aprendizaje para grupos de niños de diversas edades (entre 1º de Primaria y 1º de ESO) de una semana de duración (L-V) por las mañanas. Se trata de un curso dinámico en el que se aprende jugando. Se impartirá en julio y agosto en el gabinete de Sanchinarro. Si quieres más información llama al: 657097483.

 

Psicóloga Grecia de Jesús.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.