Cine

Crítica a Perfectos desconocidos

Ayer aprovechando que era “el día del espectador” fui al cine porque me moría por ver una película que despertaba mucho mi curiosidad desde el momento en el que la sacaron: “perfectos desconocidos“. ¿La has visto? ¿Te has tomado un momento para reflexionar sobre ella? Yo sí, y a continuación te cuento lo que he pensado. (No sigas leyendo si no has visto la película y pretendes verla en algún momento, porque esta entrada es un spoiler total).

Personalmente, creo que es una película emocionante, divertida, para pasar un buen rato, pero pienso que podían haber hecho mucho más con ella y transmitir algo más grande e importante a la sociedad sobre un tema que está tan latente y que han querido tocar pero sólo de puntillas desgraciadamente, sin hacer un análisis más profundo… parece que han abierto un cajón de mierda y luego lo han dejado abierto sin más.

Parece que lo que intentan transmitir es una crítica a las nuevas tecnologías, al móvil concretamente. Yo estoy muy en desacuerdo con esto. Por una parte, es cierto que las nuevas tecnologías están influyendo mucho en la sociedad, están creando un cambio. El móvil puede ser tu gran aliado o tu peor enemigo, pero eso dependerá del uso que le des, tú eliges. Puedes utilizar tu móvil para formarte, buscar información de todo tipo, encontrar respuestas rápidas, descubrir los mejores sitios para visitar en tu ciudad, comprarte un billete de avión a Tailandia, reservar para cenar en un restaurante con tus amigos, estar en contacto con las personas que tienes lejos, buscar trabajo, emprender un negocio, aprender a tocar un instrumento, ser autodidacta en todo lo que quieras, etc. (se me ocurren infinitas razones) Ahora bien, si tu relación de pareja ha empeorado porque en lugar de hablar con tu novi@ en las cenas románticas te dedicas a hablar con otra persona por whatsapp, entonces tienes un serio problema, y no tiene nada que ver con tu móvil. Estás desvalorando el tiempo que pasas con tu pareja, a parte de que es de mala educación… pero eso sí, tu móvil concretamente no tiene la culpa, eres tú. Si tu hijo de 9 años ha empezado a ver porno en el móvil o el ordenador deberías plantearte por qué tu hijo de 9 años tiene un móvil o un ordenador propio y por qué hace uso de la tecnología sin la supervisión de un adulto. Y aún podemos ir un poco más allá y pensar en el daño que está haciendo el porno… mueve millones, los jóvenes aprenden sobre la sexualidad desde la pornografía que es machista y denigrante para la mujer (lo que acarrea terribles consecuencias que vemos todos los días en las noticias), crea mafias en las que explotan a mujeres y niños, etc. y por supuesto: esto está a manos de todo el mundo (y aquí culpamos a la tecnología)… un niño NO tiene la capacidad de elegir de forma madura si acceder a ello o no y por eso es necesario que los padres pongan límites y estén siempre presentes cuando su hijo realiza búsquedas en internet… pero si se trata de un adulto… tú eliges si verlo o no, aunque por desgracia esté socialmente aceptado. 

Pero bueno, volviendo al tema, lo que yo quiero decir con todo esto es que no es tu móvil el que te acerca al “lado oscuro“, eres tú el que utiliza su móvil para acceder al “lado oscuro“. Creo que el móvil puede facilitarle la vida a cualquiera, pero claro… dentro de los “cualquiera” entran l@s pederastas, l@s psicópatas, etc. Y eso amigos míos, ESO es otro problema, ese es un problema de la sociedad, no del móvil. El pederasta que coge un móvil para ver porno infantil o pedirle fotos a niños ya era pederasta antes de tener el móvil, no se volvió pederasta a causa del móvil. Tinder no hizo que tu novi@ te pusiera los tochos… tu novi@ ya era infiel y Tinder le ayudó a conseguir sus sueños. Así son las cosas.

CONCLUSIÓN. Si, por fin he llegado a esta parte, lo siento por los rodeos. Ahí voy: Me parece que en la película se quedan muy cortos al deducir que el único problema es tener un móvil y que todo se soluciona si lo tiras por la ventana… vamos a ver… me parece una manera muy simple de pensar, es decir, hay problemas evidentes en estas parejas y lo único que están haciendo es esconder todo lo malo bajo la alfombra, pero tarde o temprano los problemas van a salir a la luz y no va a ser el móvil quien los delate. En el caso de la película, siendo realistas, aunque todos tiren el móvil al río… ¿Qué va a hacer Eduardo cuando nazca el bebé que tiene con su amante?, ¿Qué iba a hacer Eva al continuar la relación con un amigo de su marido y marido de su amiga?, ¿Que iba a hacer Ana con su amante virtual a largo plazo por el que se quita las bragas para excitarse? no hubiera acabado bien, si es que llegara a acabar… Y Antonio? madre mía… este es el peor… pederasta y maltratador, ¡lo tiene todo! lo peor es que para estos personajes es mejor ser pederasta que homosexual… muy triste.

Nada, que de 7 personas 4 son infieles y se supone que la culpa de que su matrimonio se haya desmoronado la tiene el móvil… no, la culpa de eso es la infidelidad y que esté tan normalizada en la sociedad, y el móvil no tiene nada que ver. Me parece que esa moraleja tendría muchísimo más sentido en nuestra sociedad.

Espero que te haya hecho pensar con estas palabras… hay que ser honesto, si estás con una persona no engañarla y no permitir que te engañe en la medida de lo posible. Y obviamente no hay que usar el móvil como transporte para el “lado oscuro“, recuerda, tú eliges.

Psicóloga Grecia de Jesús.

2 comentarios en “Crítica a Perfectos desconocidos

  1. ¡Muy buena entrada! Comparto totalmente la opinión de que la película está mal enfocada. Es evidente que la culpa de que tu pareja te pille engañándola no es del “maldito” sms que leyó en un descuido, es tuya. Si no hay nada que esconder, tampoco no habrá nada que pillar.
    De resto, una peli muy divertida para pasar un buen rato. ¡Pena de final!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.