Historia "La isla"

“La isla” Capítulo 1: Terciopelo. Primera parte.

A Amalia le gustaba permanecer más tiempo en el refugio de su casa que vivir hazañas fuera de ella… en ese sentido se parecía más a su padre, Alejandro Rivera. Su madre tenía un espíritu aventurero incansable, eso era lo que más destacaba de la famosa directora de moda de la revista más prestigiosa del país, Maribel Virto – Zurita. Una mujer de negocios más que musa de la moda, valiente, autoexigente y casi perfecta. Maribel vivía entre Nueva York y Milán y cuando podía volvía a casa para ver a su familia.

Alejandro Rivera era un hombre elegante, serio, inteligente y con un sexto sentido nato. Su cabello plateado combinaba de perlas con su sillón morado de terciopelo, en el que pasaba la mayor parte de su tiempo. Sus trajes no pasaban de moda y rara vez se le veía sonreír. Su pragmatismo no pegaba con ciertas creencias suyas como que la casa guardaba una parte de las almas de cada persona que entraba en ella: “Elige bien a la gente que metes en tu vida Amalia, todas ellas dejan un trozo de sí mismas en ti. Transmiten su ser mediante su aliento, su mirada. Mis pacientes, por ejemplo, dejan un poco de su color en las paredes de esta casa, se instalan, buscando la estabilidad que ellos no tienen en sus vidas” le advertía a su hija.

Tan sólo 15 días antes, una tarde de mayo, Amalia entraba en casa de sus padres para abrir el taller y comenzar la clase de los martes. Aquel día decidió pasarse antes para adelantar trabajo, pero algo no iba bien. Olía a quemado nada más abrir la puerta principal, siguió el rastro hasta que llegó al despacho de su padre lleno de humo. En el suelo estaba su padre tirado con un puñal en el pecho y la sangre esparcida.

Amalia entró en shock. Unos minutos más tarde su madre, Maribel, estaba metida en un avión rumbo a Madrid, Héctor acompañando a Amalia también perplejo así como la policía, la ambulancia y los bomberos.

Se abrió una investigación y todo indicaba a que el asesino había sido Álvaro Lébedev, un paciente conflictivo de los más antiguos, de los primeros pacientes que empezó a ver su padre cuando se inició en la profesión de psiquiatra. Días más tarde, se le halló sin vida, siendo la causa de la muerte el suicidio.

Ha click aquí para continuar leyendo: “La isla” Capítulo 1: Terciopelo. Segunda parte. 

 

Psicóloga Grecia de Jesús.

3 comentarios en ““La isla” Capítulo 1: Terciopelo. Primera parte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.