EmocionesInteligencia emocionalNeuroanatomía

Neuroanatomía de las emociones positivas

Existen diversas áreas cerebrales que trabajan interconectadas para producir aquello que llamamos emoción (desde la percepción del objeto que provoca la emoción, pasando por la respuesta emocional, hasta el sentimiento o la sensación de la emoción).

Después de la percepción del estímulo emocional, la respuesta observable y la sensación que se experimenta son procesos que ocurren principalmente gracias al trabajo del sistema límbico y el hipotálamo. El hipocampo, la amígdala, la corteza prefrontal y la corteza cingulada forman el denominado sistema límbico o circuito límbico de Pa-pez.

La amígdala La amígdala se asocia a sensaciones de miedo. Ante los estímulos que producen emociones positivas la amígdala presenta un descenso en su actividad, como señal de que un estímulo no es peligroso ni debe provocar miedo, facilitando así el acercamiento a dicho estímulo.
El hipotálamo Su función principal es el control de la hipófisis (la hipófisis segrega péptidos y hormonas que alcanzan el torrente sanguíneo, afectando al funcionamiento corporal).
La corteza prefrontal orbital En especial, las áreas orbitofrontales (situadas justo por encima de los globos oculares) tienen un papel fundamental en esta zona prefrontal, ya que son responsables de detectar cuándo un estímulo tiene asociadas consecuencias agradables (o desagradables), cuándo cambian las contingencias y cómo debemos sentirnos ante la recompensa o el castigo.
Corteza prefrontal medial Su función es la modulación de las respuestas de ansiedad en situaciones amenazantes. La estimulación de esta corteza produce una inhibición en las neuronas de la amígdala, de forma que existe una correlación negativa entre la actividad de ambas estructuras.
Corteza frontal dorsolateral Memoria operativa, la capacidad para tener y manipular información a corto plazo que no está presente en el entorno. La actividad mental se anticipa a las consecuencias de las acciones y emergen emociones. Existe un tipo de alegría denominada «afecto positivo previo logro», que emerge como anticipación al éxito antes que éste se produzca. Parece que la corteza frontal izquierda está más relacionada con el procesamiento de las emociones positivas y con un estilo más de aproximación, mientras se produce una activación derecha o bilateral durante el procesamiento de estímulos negativos y reacciones de huida o evitación.
Corteza parieto-occipital Existe una ventaja del hemicampo izquierdo (hemisferio derecho) para el procesamiento de las emociones en general.
Los ganglios basales La función se relaciona con la programación e inicio de conductas inducidas emocionalmente. En las emociones positivas, pueden desempeñar un papel en el manejo del repertorio accesible de pensamientos y acciones que permiten una conducta exploratoria y el desarrollo de las habilidades.
Áreas septales En cuanto a la sensación, la experiencia consciente de la emoción positiva, destacan dos estructuras adyacentes: el área ventral del estriado y el núcleo accumbens. Su papel parece estar relacionado con la anticipación de las recompensas, pero también con las propias sensaciones placenteras que producen los premios.

Grecia de Jesús

Psicóloga sanitaria. Creadora de Psicopocket.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.